De acuerdo con un estudio, la cuesta de enero propicia un cambio en los hábitos de consumo que se ve reflejado en los canales de distribución.

Como consecuencia de la etapa navideña, que concluyó entre el 29 de diciembre y el 6 de enero de cada año y en donde los mexicanos gastan más de la cuenta, tiene lugar la conocida y esperada “cuesta de enero”, un periodo marcado por el incremento de precios y una disminución del gasto en categorías de consumo masivo.

La cuesta de enero generalmente propicia el cambio en los hábitos de consumo en los hogares del país. En este sentido, los canales en donde se refleja una importante disminución de dicho gasto son los autoservicios, las tiendas club y mayoristas. En cuanto al tipo de hogares que marcan esta tendencia, destacan los de clase media, los hogares chicos y medianos, son hijos o con hijos mayores de 6 años. Las regiones que denotan mayor peso en cuanto a la disminución del gasto en el hogar, sobresalen el Noreste y Sureste del país.

Enero es un mes de cambio en cuanto a la elección de categorías de productos de consumo. Se gasta menos en categorías como: maquillaje, cerveza, botanas y salsas botaneras e ingredientes típicos especiales de navidad como puré de tomates, pasta, jugo y mantequilla. Las marcas Premium, preferidas en el mes de las celebraciones, son desplazadas por marcas más económicas con el fin de hacer más llevadero el mes.

Donde si se detecta un cambio de hábito en Enero es en alimentos y bebidas, lo que está relacionado con un propósito de año nuevo: bajar de peso. En este sentido, algunas categorías que relacionan los hogares mexicanos como más sanas (barras de cereal, yogures, agua embotellada), crecen durante las primeras semanas de año; al igual que productos light, como por ejemplo sucede en cereales donde las versiones regulares son cambiadas por las versiones para control peso y fibra.

En sí, durante la cuesta de enero los cambios de hábitos están relacionados con un menor desembolso, por lo que los hogares toman acciones como cambiar a presentaciones más pequeñas. Otro de los cambios a los que recurren los hogares mexicanos en esta época es hacer compras puntuales, y se realicen menos compras de despensa o grandes compras. Es por eso que hay un incremento en  el gasto en formatos de cercanía como farmacias, door to door y tianguis, mientras que los canales tradicionales se mantienen estables.

"En 2015 se prevé que la cuesta de enero no será más pesada que la del año pasado, pero hay que recordar que con todos los incrementos de precios registrados en el 2014, el consumidor mexicano sigue un nivel abajo en cuanto a su poder adquisitivo, lo que representa un reto para los hogares mexicanos hacer rendir su gasto", mencionó Fabián Ghirardelly, country manager de Kantar Worldpanel México.

Fuente: www.kantarworldpanel.com/mx

Por Redacción Énfasis Alimentación

This website is protected by RSFirewall!, the firewall solution for Joomla!